Los líderes del sudeste asiático se reunirán Myanmar máximo general y líder golpista en una cumbre de emergencia en Indonesia el sábado, y se espera que presionen los llamamientos para que las fuerzas de seguridad pongan fin a la violencia que ha dejado cientos de manifestantes muertos, así como la liberación de Aung San Suu Kyi y otros detenidos políticos.

Hay pocas esperanzas de un avance inmediato en la reunión de dos horas en Yakarta entre el general superior Min Aung Hlaing y los jefes de estado de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático. Pero su decisión de enfrentarlos ofrece una rara oportunidad para que el bloque de 10 naciones trate directamente con el general que derrocó a uno de sus líderes en un golpe de estado el 1 de febrero.

“La tragedia que se desarrolla tiene graves consecuencias para Myanmar, la ASEAN y la región”, dijo la ministra de Relaciones Exteriores de Singapur, Vivian Balakrishnan, en vísperas de la cumbre.

Lee mas:

Hasta 3,4 millones en Myanmar se enfrentan al hambre después del golpe militar, según Naciones Unidas

La historia continúa debajo del anuncio.

Una propuesta, que se ha debatido en reuniones preliminares, es que el primer ministro de Brunei, Hassanal Bolkiah, actual presidente de la ASEAN, viaje a Myanmar para reunirse con los líderes militares y el campamento de Suu Kyi para fomentar el diálogo. Lo acompañaría el secretario general de la ASEAN, Lim Jock Hoi, también de Brunei, si la junta estaba de acuerdo, dijo un diplomático del sudeste asiático a The Associated Press bajo condición de anonimato porque no está autorizado para hablar con los medios de comunicación.

Otro diplomático dijo que se podría ofrecer ayuda humanitaria a Myanmar si las condiciones mejoran. El diplomático también habló con AP bajo condición de anonimato por falta de autoridad para discutir tales planes públicamente.

El ministro de Relaciones Exteriores de Indonesia, Retno Marsudi, expresó sus esperanzas de que “podamos llegar a un acuerdo sobre los próximos pasos que pueden ayudar al pueblo de Myanmar a salir de esta delicada situación”.

Tras el golpe, la ASEAN, a través de Brunei, emitió una declaración que no condenó como era de esperar la toma de poder, pero instó a “la búsqueda del diálogo, la reconciliación y el regreso a la normalidad de acuerdo con la voluntad y los intereses del pueblo de Myanmar”. Sin embargo, en medio de la presión occidental, el grupo regional ha luchado por adoptar una posición más contundente sobre los problemas, pero se ha mantenido en su enfoque de no confrontación.


Haga clic para reproducir el video: 'Protestas en Myanmar: manifestantes queman neumáticos, bandera china mientras el ejército continúa con la represión'







Protesta en Myanmar: los manifestantes queman neumáticos y la bandera china mientras el ejército continúa con la represión


Protesta en Myanmar: manifestantes queman neumáticos, bandera china mientras el ejército continúa con la represión – 5 de abril de 2021

Todos los estados de la ASEAN acordaron reunirse con Min Aung Hlaing, pero no se dirigirán a él como jefe de estado de Myanmar en la cumbre, dijo el diplomático del sudeste asiático. Los críticos han dicho que la decisión de la ASEAN de reunirse con él fue inaceptable y equivalió a legitimar el derrocamiento y la represión mortal que siguió. Los tiroteos diarios de la policía y los soldados han matado a más de 700 manifestantes y transeúntes, según varios recuentos independientes.

La historia continúa debajo del anuncio.

Amnistía Internacional instó a Indonesia y otros estados de la ASEAN a investigar a Min Aung Hlaing por “acusaciones creíbles de responsabilidad por crímenes de lesa humanidad en Myanmar”. Como Estado parte de una convención de la ONU contra la tortura, Indonesia tiene la obligación legal de procesar o extraditar a un presunto autor en su territorio, dijo.

“La crisis de Myanmar provocada por el ejército presenta a la ASEAN la mayor prueba de su historia”, dijo Emerlynne Gil, del grupo de derechos con sede en Londres. “Este no es un asunto interno de Myanmar, sino una gran crisis humanitaria y de derechos humanos que está afectando a toda la región y más allá”.

Más de 4.300 policías se han desplegado por la capital indonesia para asegurar las reuniones, que se llevan a cabo bajo estrictas salvaguardias en medio de la pandemia. Indonesia ha reportado el mayor número de infecciones y muertes por COVID-19 en el sudeste asiático.

Lee mas:

Presos en Myanmar indultados por la junta militar, no está claro si hay manifestantes entre ellos

Los líderes de Tailandia y Filipinas se saltaron la cumbre para lidiar con los brotes de coronavirus en casa. Laos, que tiene el menor número de contagios de la región pero que esta semana impuso un bloqueo, también canceló en el último minuto. La cumbre cara a cara es la primera de los líderes de la ASEAN en más de un año.

La diversidad de la ASEAN, incluidos los lazos divergentes de muchos de sus miembros con China o Estados Unidos, junto con una política fundamental de no interferencia en los asuntos internos de los demás y de decidir por consenso, ha obstaculizado la capacidad del bloque para hacer frente rápidamente a las crisis.

La historia continúa debajo del anuncio.

Aparte de Myanmar, el bloque regional agrupa a Brunei, Camboya, Indonesia, Laos, Malasia, Filipinas, Singapur, Tailandia y Vietnam.

Los periodistas de Associated Press Kiko Rosario y Grant Peck en Bangkok, Jim Gomez en Manila, Filipinas y Eileen Ng en Kuala Lumpur, Malasia contribuyeron a este informe.

© 2021 La Prensa Canadiense

.



Source link